jueves, 8 de septiembre de 2016

El Sagrado Romance: Crónica del pan tostado

«El Sagrado Romance» es un intento de entender el amor esencial a través del amor cotidiano. Por medio de historias de la vida en pareja nos aproximamos al amor inexplicable y sublime del Creador.

Era medianoche y no había cenado. Llegue a mi casa con el firme propósito de abrir el refrigerador y comer algo liviano antes de dormir. Estaba realmente hambriento.
Lo primero que vi fue el pan integral rebanado. Enseguida supe el menú: Sándwich de queso (holandés). Pero cuando me disponía a prepararlo y comerlo al tiempo, me detuve y pensé que sería mejor, más saludable, y delicioso si lo tostaba y preparaba debidamente.
Sin muchas ganas de esperar para saciar mi apetito, finalmente me dispuse a encender la estufa y sacar un poco de ketchup y alfalfa. ¿El resultado? Un sabroso y ligero sándwich de queso.

Hemos escuchado muchas veces que "Lo bueno se hace esperar". De hecho ese fue el eslogan de mi marca preferida de salsa de tomate.
Ahora bien, considerando que todos sabemos que es mejor esperar por una comida bien cocida que comer "cualquier cosa en la calle", pienso que nos rendimos muy fácilmente ante las 'limosnas' que se nos ofrecen.

Me refiero específicamente a la tendencia del ser humano a despreciar la belleza de la sexualidad tal como Dios la diseñó y optar por la fría y desabrida experiencia de una sexualidad descontrolada. Seguramente un pan frío de la nevera llenará tu estómago y tendrás la impresión de haberte saciado, pero ¿a quien engañas? Sabes que pudiste degustar algo mejor que eso.
Asimismo, muchos que viven una vida sexual desenfrenada (teniendo relaciones a diestra y siniestra, consumiendo pornografía o autocomplaciéndose) simplemente "llenan su estomago", pero se pierden del verdadero placer.

Con frecuencia cito a C.S. Lewis cuando escribió: "Somos criaturas mezquinas (...) demasiado fáciles de complacer". Nada mas cierto. Lamentablemente, muchos rechazan la idea divina de ser UNO con alguien (en todo, incluida la hipoteca) para entregar su corazón por pedacitos a cualquiera.
Siento pena por aquellos que nunca encuentran satisfacción con nada. Aquellos que no creen en el matrimonio ni en la castidad, y que decidieron ir por el drive-thru de la vida en pos de placer sintético. Hace mucho que su paladar no degusta una buena comida, por el desespero con el que viven la vida y procuran llenar su vacío.

Creo en las palabras de Jesucristo en Juan 10:10 (BLS)
Cuando el ladrón llega, se dedica a robar, matar y destruir. Yo he venido para que todos ustedes tengan vida, y para que la vivan plenamente.
Nos han robado el placer verdadero de vivir una sexualidad responsable, nos han matado con enfermedades, divorcios, inmoralidad, y pretenden destruir el matrimonio y la familia. Pero Jesús vino a devolvernos la vida. Yo lo creo y vivo por ello.

Solo puedo decir que si el pan sabe mejor con ketchup —y tostado—, entonces el sexo sabe mejor cuando vives plenamente en obediencia al Padre. (Y solo hay un camino)

miércoles, 24 de agosto de 2016

El Sagrado Romance: Estoy contigo

«El Sagrado Romance» es un intento de entender el amor esencial a través del amor cotidiano. Por medio de historias de la vida en pareja nos aproximamos al amor inexplicable y sublime del Creador.

Cierta vez cuando era soltero, recibí un llamado de auxilio de Carla, mi novia en ese momento. Se trataba de su portátil. En seguida la llame via Skype (No fue una videollamada, pues no tenía webcam) y atendí el caso. Un análisis con Avast y confirmó mis sospechas: ¡Estaba infectada! Para colmo de males, el antivirus no pudo enfrentar la amenaza.

Solo quedaba la opción de mi viejo amigo Panda Online (ActiveScan 2.0) que tantas veces exterminó troyanos y otros intrusos de mis computadoras... ¡Sí! tantas veces... y computadoras, en plural.

A ciegas le di instrucciones para instalar el software, y pusimos a correr el programa. En medio de su angustia (Las computadoras no son su paciente preferido), Carla me escribió en la ventana del chat: "Quiero hacer esto contigo". Callé por un segundo y le dije dulcemente por el mic:
—Estoy contigo, solo que no puedes verme.


Cuando el Hijo del Hombre reunió por última vez a sus seguidores en el Monte de los Olivos, muchos de ellos estarían preocupados... Ya no Jesús no estaría visible para ellos, regresaría al trono que dejó por largo rato. Además les fue encomendada la predicador del evangelio... ¿Cómo lo harían semejante tarea por sí solos?

Antes del ascenso, el Rabí, apuesto que gentilmente, les hizo esta promesa:
Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo. Mateo 28:20 (NVI)
La Ascensión, un óleo de Rembrandt (1636)

A veces nos sentimos solos, enfrentando circunstancias para las cuales "nadie nos preparó". Aunque pedimos la ayuda del cielo, esa sensación permanece. Es cuando debemos dejar a la fe hacer su trabajo. El autor de la carta a los Hebreos describe la fe como una certeza. Es como palpar algo en medio de la oscuridad.

El Amado está contigo aunque no lo veas. Podemos experimentar su compañía y escuchar su voz por su Palabra dándonos instrucciones. Solo es cuestión de fe.
Ahora bien, fe es la realidad de lo que esperamos. Es la prueba palpable de lo que no podemos ver. Hebreos 11:1 (PDT)

miércoles, 3 de agosto de 2016

El Sagrado Romance: Lógicas similares

«El Sagrado Romance» es un intento de entender el amor esencial a través del amor cotidiano. Por medio de historias de la vida en pareja nos aproximamos al amor inexplicable y sublime del Creador.

En cierta ocasión leí una frase de Martin Luther King Jr. que publicó una amiga en su estado de Facebook. Decía lo siguiente: "El odio no se combate con odio, sino con amor".
En seguida vinieron a mi mente las palabras de San Pablo: "No se dejen vencer por el mal. Al contrario, triunfen sobre el mal, haciendo el bien" Romanos 12:21 (TLA)

Iba a comentar el post cuando me di cuenta que alguien había escrito lo mismo que yo pensé... ¡Con las mismas palabras! ¿El personaje?: Mi esposa.

Cuando le conté a Carla lo ocurrido me respondió:
—Es lo mas lógico que viene a la mente cuando citas a Martin Luther King.
—Bueno, tu lógica y la mía son similares. Creo que por eso nos casamos —le dije. Acto seguido, a mi mente vino el versículo que me motivó a escribir esto:
¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo? Amós 3:3 (RV60)
Una interrogación retórica puede presentarse en dos modalidades, una de ellas es la interrogatio, en la que solo se admiten respuestas de sí o no. Este es precisamente el tipo de pregunta que hace el profeta Amós, y la respuesta automática es NO.

Sin duda, no estaría casado con Carla si no es porque estamos de acuerdo en las cosas básicas de la vida. Me sorprende la cantidad de similitudes que hay entre nosotros. A pesar de haber crecido en entornos diferentes, somos muy compatibles y nos complementamos a la perfección ¡Disfrutamos la unidad!
Ahora bien, si tenemos el mismo criterio y modo de pensar es porque estamos conduciéndonos de acuerdo con la Palabra de Dios. Teniendo Su voluntad como guía, podemos andar juntos (¡Y así seguiremos!).

Ahora te pregunto, a ti que buscas a Dios y quieres caminar con Él, ¿Hay acuerdo entre Uds.? ¿En verdad crees que Su voluntad es buena para seguirla?
Si tienes problemas con la lógica de Dios, debes amoldarte a ella (Él no se va a amoldar a la tuya), como San Pablo escribió:
... sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta. Romanos 12:2b (NVI)
Ponte de acuerdo con Él, y disfruta la unidad.

viernes, 26 de febrero de 2016

Sobre los ángulos de la noticia, la Biblia a prueba de fuego, y cómo estudiarla.

Hace mucho que no redacto una noticia para un medio informativo. No es algo que se olvide una vez aprendido —así como no olvidas conducir o nadar—, pero no es lo que voy a escribir ahora mismo. Aunque si me referiré a una noticia que alguien más publicó.

El pasado domingo, 21 de febrero, en el Estado de Memphis, EE.UU., un Jeep estalló en llamas luego de salirse de la carretera. El conductor iba dentro pero salió ileso. Su Biblia apenas quedó chamuscada. Nuevamente el cuarto hombre en el horno de fuego (Daniel capítulo 3)... Just saved the day!

Algunos medios locales reportaron el suceso. El portal de CNN en español hizo una nota, y Telemundo transmitió la noticia (alguien la grabó desde su smarphone o tablet) y una semana después me entero por el baterista de Rojo.



Para que el mundo crea.
Posted by Eduardo J Delgadillo on Monday, February 22, 2016
Ya una vez compartí este video en mi página de Facebook, pero quedé con la curiosidad si esta noticia tuvo mucho difusión o no. Así que puse los dones periodísticas en funcionamiento, haciendo una pequeña investigación. A continuación, mis conclusiones y/o aprendizaje:
  • Al tratarse de un "suceso" local, aunque impactante, tal vez no tuvo mayor trascendencia. Quiero decir, no es lo mismo un incendio accidental que un ataque terrorista. Las agencias internacionales de noticias no se pelearon la primicia de este incidente. Es algo que podría pasar en cualquier parte —aunque no sé si podríamos decir que es "común".
  • Cualquiera podría darle un tratamiento sensacionalista a este suceso. No obstante, ¿una Biblia que sobrevive a un incendio es algo que vende? —In a world like this— ¿Si solo hubiera sobrevivido el conductor habría tenido mayor cobertura? ¡No podemos saberlo! Pero me entretiene preguntármelo.
  • El testimonio de la gente "in situ" es algo invaluable. El noticiero dio una visión del hecho. Me gustó que incluyeran las imágenes de los hombres orando, y los testimonios de la gente que dio gloria a Dios. Sin embargo, puede ser aún más emocionante ver el testimonio que uno de los presentes grabó y subió a su Timeline:



I just saw GOD on 385. I'm always in awh of his wonders but today just blew my mind. This car ran off the road and hit a...
Posted by Anita Irby on Sunday, February 21, 2016
Sí, esta mujer afrodescendiente parece sacada de War Room, je je. Lo cierto es que por medio de esta testigo presencial vemos otro ángulo de la historia: el momento en que el fuego se encendió (el reporte de Telemundo siempre mostró el vehículo en llamas), también la solidaridad de los ciudadanos, y por supuesto: la oración de una hija de Dios en favor de un desconocido en dificultades.

Para finalizar diré que cada historia tiene puntos de vista, y en la medida en que logramos reunirlos todos habrá más que contar, puede que ser más memorable y trascendente. Nunca te quedes solo con el titular ¡ve más allá! ¡Investiga!
No puedo evitar conectar esto último con la manera en que estudio la historia de la Biblia —no la de la historia del incendio, sino al texto bíblico en sí—. Lo que la Escritura narra son eventos (casi siempre) y muchas veces hay más de un testigo disponible en sus páginas para construir la historia. Por ejemplo: La vida de Jesús puede verse desde cuatro diferentes perspectivas. O algunos sucesos en la vida de David desde la perspectiva de los libros Samuel o de Crónicas.

Bien, se nos acabó el tiempo. La clase ha terminado. Repasen en casa.

¡Hasta la próxima!

domingo, 14 de febrero de 2016

El Sagrado Romance: ¿Qué es el amor?

«El Sagrado Romance» es un intento de entender el amor esencial a través del amor cotidiano. Por medio de historias de la vida en pareja nos aproximamos al amor inexplicable y sublime del Creador.


En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y envió a su Hijo para que fuera ofrecido como sacrificio por el perdón de nuestros pecados. - 1 Juan 4:10 (NVI)

A continuación, la letra de la canción (Love Is Not A Fight) traducida al castellano.


El amor no es una lucha*
Escrita por Warren Barfield

El amor no es un lugar
para entrar y salir cuando nos plazca
Es una casa en la que entramos
y nos comprometemos a nunca dejar

Asi que cierra la puerta tras de ti
Arroja la llave
Trabajaremos juntos en esto
sobre nuestras rodillas

Coro:

El amor es un refugio en una terrible tormenta
El amor es paz en medio de una guerra
Y si tratamos de salirnos, que Dios envíe ángeles que guarden la puerta
No, el amor no es una lucha, pero es algo por lo que vale la pena luchar

Para algunos, el amor es una palabra
En la que uno se mete profundamente
Pero cuando se termina el encanto
Es duro de mantenerla

(Coro)

El amor vendrá a salvarnos
Si solo le llamamos
No pedirá nada a cambio
Pero exige que entreguemos todo

(Coro)

Luchare por ti
¿Lucharás por mi?
Es algo por lo que vale la pena

*En vez de "el amor no es lucha" debería decir "el amor no es una pelea"; pero en ingles, el juego de palabras ("a fight", "fighting for") sugiere que se usen palabra con la misma raíz.


Supe se esta canción gracias a la película Fireproof (Kirk Cameron, Erin Bethea). Me encantó desde la primera vez. A través de ella, el cantautor nos enseña que el amor no es lo que el mundo dice: un sentimiento o una emoción incontrolable. El amor involucra nuestra voluntad e implica ser responsables con el compromiso adquirido.

En un sentido práctico, el amor implica "hacer cosas por el ser amado" (sin esperar nada a cambio). Cuando se trata de Dios, el amor no es un sustantivo, sino un verbo. "De tal manera amó Dios al mundo..." (Juan 3:16), "El nos amó primero..." (1 Juan 4:10), "Con amor eterno te he amado..." (Jeremías 31:3); vemos pues que la Biblia nos revela a un Dios vivo (dinámico) y amoroso.

Si encontramos que el amor de Dios es inagotable —"Su gran amor perdura para siempre" (Salmo 136)— es porque Él lo convierte en acción. Su amor no es estático como el "amor" que hay en el mundo: Nos enamoramos porque el amor se posesiona de nosotros, pero que así como entra puede irse... ¡Y se acabó el amor! (Nada mas falso. Lo que se terminan son las ganas de luchar por él)

¡Cuanto nos hace falta amar como Dios ama! Muchas parejas convierten su compromiso de amor en una pelea porque. No entienden que el amor, aunque es desinteresado, demanda que entreguemos todo.
El Padre Celestial es el mejor ejemplo. No escatimó la vida de su Único Hijo para traducir Su amor por nosotros en acción... ¡vaya manera tan contundente de hacerlo!

Cuando decidimos amar debemos estar conscientes de que tendremos que entregar todo. Dios no nos pide nada a cambio para mostrarnos su misericordia; pero si hemos de responder al amor divino, tendremos que entregar a Él nuestra vida. Eso lo que pasa cuando dos personas se aman voluntariamente. Ese el precio del amor verdadero... algo por lo que vale la pena luchar.

viernes, 1 de enero de 2016

La Brújula de la Vida

Evangelio (del griego εὐαγγέλιον) significa “buena noticia”. Entendemos que la buena nueva es que Dios se encarnó para salvar a la humanidad muriendo en una cruz y al tercer día resucito, demostrando que no era solo un hombre más.

 Esta noticia recorre el mundo entero, siendo aceptada por millares y rechazada por otros tantos. Pero, si Jesucristo es quien dijo ser ¿por qué alguien rechazaría la oferta de salvación del Creador del Universo? Algunos acusan la Fe cristiana como “exclusiva”, específicamente por declaraciones como las de San Pablo: “Porque hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre” (1 Timoteo 2:5)

La verdad es que, para los cristianos, no hay algo más importante que anunciar. La vida y destino del ser humano depende de esto: ¡Dios envió a su Hijo para librarnos de nuestros pecados! Ese el único camino.

El Evangelio es como una brújula, esa misma que apunta hacia el norte magnético y solo en esa dirección. Aunque quieras ir hacia el suroeste, tienes que saber dónde queda el norte. No importa adonde quieras llegar, te guías por lo que la brújula señala.

Asimismo, el Norte de la vida eterna está expresamente señalado por Dios, pero no todos quieren ir en esa dirección. Algunos quieren “tratar” de encontrar lo eterno en otros lugares, dando la espalda al Dios que los creó. No obstante, como el hijo perdido que "volviendo en sí, dijo: Me levantaré e iré a mi padre…”, cualquiera que decida girar el curso de su vida en la dirección que señala la brújula alcanzará perdón y vida plena.

En definitiva, como la brújula siempre apunta hacia el norte, el Evangelio siempre apuntará hacia los brazos de un Dios amoroso que entregó lo mejor de sí para que nunca más anduviéramos extraviados.
Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie llega al Padre sino por mí.” - Jesucristo (Juan 14:6)

*Escrito originalmente para el semanario "La Brújula" de Curaçao, Antillas Holandesas. Edición del 15 al 22 de Abril de 2010.

domingo, 27 de diciembre de 2015

¿De qué se trata? (Sobre la guerra y el Señor de las galaxias)

"Todos siempre piensan que la serie de La guerra de las galaxias es sobre el personaje de Luke Skywalker. Nunca fue así. Desde el principio, siempre dije que era la historia de Darth Vader. En la primera película ni siquiera se sabe si es un monstruo o un hombre... No se le tiene lástima hasta el final"


Leer esas palabras de George Lucas en una entrevista (publicada en español por la revista Vanidades) me desilusionó un poco. Desde niño siempre tuve empatía por Luke Skywalker, el héroe de la saga. Pero una vez revelada la intención original del artífice de Star Wars, y al no cuadrar ésta con lo que yo había percibido en la infancia mi fanatismo menguó bastante.

Cualquier estudiante honesto y aplicado de la Biblia podría sentir lo mismo que yo sentí por las películas de Lucas, pero respecto al Evangelio; ya que las "buenas nuevas" no tratan de los que fueron salvados, o sea nosotros, sino del que se sacrificó por los pecadores.

Desde un principio (hablo del mismo momento de la resurrección de Cristo) la buena noticia pregonada por los creyentes era: Jesús, el maestro de Galilea, se levantó de entre los muertos. Está vivo, o sea que todo lo que dijo es cierto... ¡Es el Hijo de Dios! Así de simple.

Vemos en el libro de los Hechos al apóstol Pedro (cap. 4) y a San Pablo defendiendo ese preciso punto de su enseñanza. Por encima de todo beneficio obtenido por los hombres estaba la dignidad de Aquel que llama a los pecadores a la reconciliación; pues, el hombre debería suponerse un pecador con solo echar un vistazo en su interior y a su entorno.

Tristemente, con el paso del tiempo la predicación del evangelio se tornó en la buena noticia de cómo los seres humanos podemos ser realmente felices en esta tierra mientras aguardamos la eternidad. Pero si hacemos un rápido análisis sintáctico al versículo mas difundido por el evangelismo moderno encontraremos que el protagonista de la salvación es otro.
“Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna.” – Juan 3:16 (NVI)

¿Quién es el sujeto de la oración? ¡Dios! ¿Cuál es la acción? Que nos amó tanto que quiso demostrarlo enviando a Jesucristo a morir en nuestro lugar, para que vivamos para siempre con Él.

Las buenas nuevas anunciadas por los Mateo, Marcos, Lucas y Juan, coinciden en algo: Todos culminan con la resurrección de Cristo. Es en este punto está el clímax del Plan Divino. Es eso lo que le da sentido.
Obviamente estas son buenas noticias para nosotros; somos los destinatarios del mensaje. Pero debemos entender que si hay alguna gracia disponible es por causa del Padre (el sujeto, quien ejecuta la acción en la oración). Así que anunciar meramente los beneficios de la nueva vida y su gratuidad es inútil si no revelamos que la fuente de todo es un Dios vivo que nos ama enormemente (y por eso hace lo que hace).

El desafío es nunca sacar a Dios de la ecuación, aunque incluirlo parezca anticuado en un mundo posmoderno. ¿Tiene sentido que comamos el banquete sin el dueño de la casa? Ya sabemos que no se trataba de Luke sino de su padre; tampoco se trata de nosotros, sino de lo que el Padre Celestial llevo a cabo a través de Jesús.

Si me pidieran resumir el evangelio, lo haría así: "Cristo vive. En Él tenemos vida"


Nota: Este artículo fue originalmente escrito en 2009. Lo he reeditado a propósito del estreno del Episodio VII de Star Wars. Hoy día la fama de la saga va en aumento. Me pregunto si con el evangelio pasa lo mismo.